La serie de Netflix protagonizada por el célebre cómico Jerry Seinfeld ha publicado un libro por su décimo aniversario

Comedians in cars getting coffee es uno de los grandes éxitos de Netflix. Un programa protagonizado por el archiconocido artista internacional Jerry Seinfeld que ofrece —sinopsis mediante— «una mezcla de cafeína, risas, coches clásicos y aventuras en compañía de las mentes más brillantes del humor». Para celebrar su décimo aniversario ha publicado un libro con algunas de sus mejores anécdotas.Para quien no haya visto el formato, Seinfeld conversa desenfadadamente con estrellas de la comedia. En cada capítulo, que son píldoras de pocos minutos, toma café con alguna celebridad mientras ambos bromean y comentan momentos del mundo del espectáculo o de su vida. Pero quizá el leit motiv de cada entrega —con permiso— pasa por el vehículo de culto que utilizan en cada episodio, una galería de automóviles excelsos que deleita no solo a los amantes del motor. No en vano la colección de coches que atesora personalmente Seinfeld cuenta con unos 150 modelos de lujo, de los cuales la marca Porsche encabeza su lista de preferencias gourmet; y, claro, su sabiduría y pasión por la tecnología, el diseño, la leyenda de tantos coches de ensueño se transmite desde el minuto uno de la serie.

Los cómicos y cómicas —incluso el expresidente Barak Obama— comparten este viaje con Seinfeld a bordo de auténticos monumentos sobre ruedas a lo largo de las once temporadas (hasta la fecha, más de 80 entregas) de este espacio tan genuino, repleto de invitados de excepción como Ricky Gervais, Larry David, Amy Schumer, Jim Carrey, Kristen Wiig, Dave Chapelle, Jimmy Fallon, Tina Fey o Eddie Murphy. Parte de la enciclopedia del stand up comedy mundial.

Si bien el humorista ha señalado alguna vez el Porsche 911 1970 S/T 2.3 como su favorito, la serie brinda un catálogo de clásicos tan variado como (casi) insuperable. Y en On the road trends elegimos 5 aleatoriamente, dejando el horizonte despejado para que cada cual busque, con tranquilidad y buen humor, su escapada con Seinfeld.

foto cedida por Simon & Schuster
Finlay Mackay Trunk Archive foto cedida por Simon & Schuster

Corvette Stingray de 1963 junto a Obama

Jerry Seinfeld recoge al expresidente Barak Obama —entonces, aún era el máximo mandatario de EEUU— en la mismísima Casa Blanca. Y así describe su medio de transporte para la ocasión: 

«Este es un Corvette Stingray de 1963 en azul plateado con interior azul y un tapizado así como violáceo oscuro. Brutal. Tiene un motor V8  5359 c.c., carburador de cuatro cuerpos y ruedas de tuerca central. ¿Hay Corvettes más rápidos? Sí. ¿Con un motor mayor y que derrita los neumáticos? Claro. ¿Los hay más guays? ¡No lo creo! 1963 es el único año de las ventanas traseras partidas. (…). La idea detrás de este coche es confianza. Surge de una cultura estadounidense que decía cosas y las hacía sin tener ni idea de cómo. Pondremos un hombre en la Luna. ¿Cómo?».

Todo un canto de amor a la automoción, sin duda. Hasta Obama confiesa que desde niño le encantaba este modelo delicioso —¿a quién no?— y se rinde ante el Corvette Stingray de 1963.

Lamborghini Miura P400S de 1969, con Chris Rock

Vamos con otro encuentro: Jerry Seinfeld queda con Chris Rock y esta es la definición del vehículo escogido antes de compartir velada y apurar el café charlando sobre la vida y la comedia, si es que no son lo mismo:

«Este coche, que derrite tus retinas, es un absurdamente bonito Lamborghini Miura P400S de 1969. De solo 1,1 metros de alto, está pintado en Arancio Borealis, ‘naranja’ en italiano. Tiene un motor central de V12 de 360 caballos montado transversalmente y tiene pestañas en los faros. Es increíblemente masculino y femenino al mismo tiempo». Y concluye el presentador: «Es, en mi opinión, el coche más bonito jamás diseñado». 

Ideal para disfrutar del asfalto en buena compañía. Sí, a Chris Rock también le fascina, aunque —pura intuición— tal vez no viajaría con Will Smith.

Volvo 122 de 1964, con Kristen Wiig

Siguiente fragmento. Jerry Seinfeld sorprende a Kristen Wiig con un Volvo Amazon de 1964 en un regreso al pasado de la legendaria House of Pies de Los Ángeles. «Vale, pongámonos serios», arranca el cómico:

«Esto es un Volvo 122 sedán de 1964 de color perla, con interior de polipiel rojo y ruedas rojas con tapacubos que llevan insignias rojas. En Europa se llamaban Amazon. Tiene un motor de cuatro cilindros y cuatro marchas. Tiene 90 caballos. Con eso basta. También fue el primer coche de serie con cinturón de seguridad y salpicadero almohadillado». 

Y reflexiona: «Los coches son la máxima expresión de la cultura de una época. Este coche es la esencia de los valores suecos de la década de los 60. Honrado, trabajador, poco problemático, no busca impresionar y está hecho para durar». Y pone el broche: «También resulta que le gusta a gente increíblemente talentosa». Como Kristen Wiig, que da fe con simpatía.

Rolls-Royce Dawn de 2018, con Rickey Gervais

Antes de ver al genio británico que ideó series como The Office, Jerry Seinfeld presume del «Rolls-Royce Dawn de 2018 de color plomizo». 

«El nombre del color es ‘audaz’. A saber qué significa. Es un Rolls-Royce descapotable de dos puertas para cuatro pasajeros que pesa 2.540 kilos. Tiene un motor BMW V12 biturbo de 6,6 litros de cilindrada y una potencia de 563 caballos. Rolls-Royce dice que es el coche más sexi que han hecho jamás». 

El conductor —del programa y del vehículo— confiesa que no lo había probado nunca y se dirige a Gervais con satisfacción: «Lo admito. Dejé que el coche cerrara la puerta, me fui y me encantó».

Lamborghini Countach LP400 de 1976, con Jim Carrey

«Este es un Lamborghini Countach LP400 de 1976 azul Tahití con interior marrón claro», se escucha narrar a Jerry Seinfeld ante esos planos vertiginosos habituales en el inicio de cada episodio. 

«Tiene un motor V12 de cuatro litros con 740 caballos y 4 árboles de levas. El combustible viene de seis carburadores Weber y eso está bien. Y puede llegar a 290 km/h, lo que en 1976 funcionaba. Me encanta su morro corto y afilado. Es como una cuchilla que corta el aire». 

Y remata: «La idea de este coche es que cuando aparcas te haces dueño de la escena». Dueño de la escena como Jim Carrey, invitado en esta entrega, y como cada protagonista de Comedians in cars getting coffee. Auténticos bólidos del humor internacional que se prestan a este juego de confidencias y amor por la automoción.

Y, como se suele decir, aquí no están todos los que son aunque sí sean todos los que están. Muchos más coches de coleccionista del gran Jerry Seinfeld se pueden contemplar en Netflix, con su dosis de cafeína mientras pasas un buen rato conociendo a diferentes iconos del espectáculo.

Comedians in Cars Getting cedida por NETFLIX
Artículos relacionados
4799 Views

Señalando el machismo

La señalética refleja el mundo que la rodea. Plasma en blanco sobre negro lo