Los personajes de las series de Netflix no aprobarían el carnet de conducir

Si ves series no conduzcas. O al menos no lo hagas tan mal como sus protagonistas. Un estudio de Rivekids, fabricante especializado en seguridad vial, asegura que ocho de cada diez series contienen una infracción de tráfico o una conducta temeraria al volante.

 

El estudio se ha llevado a cabo analizando 82 producciones de Netflix, HBO y Amazon Prime Video, las tres principales plataformas de vídeo en streaming. Podría pensarse que géneros como el policiaco distorsionan el estudio. Es normal, en este tipo de películas, que haya persecuciones y atropellos. Pero los responsables mantuvieron fuera estas producciones, así como las series fantásticas o las de época. La idea era centrarse «en situaciones cotidianas de nuestra época». Así las infracciones se analizaron en producciones como Big Bang Theory (bastante respetuosos), Euphoria, El juego del calamar, Élite o Succession

 

La infracción más común en estas series es no ponerse el cinturón de seguridad (un descuido que eleva en un 50% la probabilidad de fallecer en un accidente). El estudio ha identificado otras 17 conductas de riesgo. Entre otras, despistarse al volante, llevar los pies en el salpicadero, llevar a los niños sin su sillita o, en el caso de los peatones, cruzar fuera del paso de cebra.

 

De todas las plataformas, la que peor parada salió fue Amazon, pues el 100% de las series analizadas cometen alguna infracción.

 

A medio camino estaba Netflix. De las 44 series analizadas, el 79% de ellas mostraba conductas sancionables.

 

HBO ha salido algo mejor. De las 16 producciones analizadas, el 68% incumplían las normas de tráfico.

Estas conductas peligrosas no se pueden considerar licencias cinematográficas, explican en el estudio, pues en ningún caso aportaban nada a la trama o tenían una relevancia argumental. Lo que no queda claro, y este estudio no pretende arrojar luz sobre ello, es el impacto que tiene en los espectadores ver estas infracciones en la pequeña pantalla. Parece difícil que se vayan a trasladar estos comportamientos por el simple hecho de verlos reflejados en una serie, pero normalizarlos tampoco parece la mejor opción. En cualquier caso, el cine refleja la vida. Los resultados de este estudio demuestran que queda mucho camino por recorrer en concienciación. Tanto en la ficción como en el mundo real.

 

Comparte