Iniciativas clave para un futuro urbano más sostenible

En un momento en el que los efectos del calentamiento global han traído el verano europeo más caluroso de la historia, a todos, en mayor o menor medida, nos toca replantearnos la manera en que vivimos y consumimos. El replanteamiento tiene una importancia especial si hablamos de actividades humanas como la de movernos de un sitio a otro. 

 

Hoy, el transporte por carretera supone más del 20% de las emisiones globales de CO2 y en torno a un 17% de las emisiones totales de gases de efecto invernadero. La forma que tenemos de desplazarnos, dependiente en gran medida de los combustibles fósiles, requiere de un análisis cauto de cara al futuro. 

La Semana Europea de la Movilidad 2022

Es en ese contexto, hace dos semanas se celebró la Semana Europea de la Movilidad 2022. Bajo el lema Mejores conexiones, la iniciativa que la Comisión Europea ampara cada año tiene el objetivo de dar a conocer los beneficios del uso de sistemas de transporte urbano más sostenibles. 

 

Porque, en realidad, no es solo una cuestión de emisiones. Desarrollar sistemas de movilidad sostenibles dentro de las ciudades conlleva una mejora en la calidad de vida de todos los habitantes promoviendo la integración de actividad física en los desplazamientos, fomentando el bienestar mental y creando oportunidades para la igualdad. 

 

Para ello, en muchas ciudades y pueblos europeos se preparó una agenda de eventos que tuvieron lugar a lo largo de toda la Unión Europea. Entre las diferentes actividades que formaban parte de los programas de las ciudades y pueblos participantes destacó el Car-Free Day. Durante la jornada del 22 de septiembre, las ciudades y pueblos participantes redujeron el tráfico de coches animando a los ciudadanos a dejar los vehículos en casa y cerrando algunas calles al tráfico rodado. 

El papel de las empresas en la movilidad sostenible del futuro

Pero, para fomentar una movilidad del futuro limpia y eficiente, sostenible desde todos los puntos de vista, es imprescindible también la contribución de las empresas y los sectores de tecnología e innovación. Y en muchos casos, hay actores haciendo su papel. Dentro de  esa tendencia encajan iniciativas como la de Google, que en 2021 lanzó las rutas ecológicas en Google Maps dentro de los Estados Unidos. Desde su lanzamiento, la funcionalidad se ha extendido hasta cerca de 40 países europeos

 

La funcionalidad de Google Maps permite seleccionar la ruta que lleve aparejado un menor consumo de combustible. Para ello, el conductor tendrá que seleccionar el destino y el tipo de motor de su vehículo y Google identificará la ruta que permita un mayor ahorro de combustible. De acuerdo con los datos de Google España, desde su lanzamiento, las rutas ecológicas de Google Maps han evitado la emisión de más de medio millón de toneladas de carbono.

Sostenibilidad a la carta

La sustitución de toda la flota municipal de la ciudad de Viena por vehículos eléctricos para 2025 también constituye un buen ejemplo de las iniciativas que nacen en la senda hacia una mayor sostenibilidad de los sistemas de transporte urbanos. No solo por la importancia que tiene la sustitución de los vehículos por alternativas más sostenibles, sino porque la ciudad está haciendo un verdadero esfuerzo por fomentar la movilidad limpia. Con ese objetivo, la ciudad hace tiempo que lanzó sus abonos de transporte público anuales por 1 € al día. Porque no sirve de nada tener una flota sostenible si la ciudadanía opta por otros medios de transporte. 

Otra de las iniciativas que está ganando fuerza es la de extender las ciudades hacia arriba. Y también tiene mucho que aportar al futuro de la movilidad urbana. Con un volumen que se extienda en vertical en vez de en horizontal, los desplazamientos y las emisiones se reducirían. Profundizar en la idea de vivir en unas ciudades más altas que anchas podría apalancarse sobre ideas como las que plantea la 8House de Copenhague, con sus pasarelas ciclables que se extienden del nivel de la calle al piso más alto del edificio. O los ascensores que conectan los distintos niveles de altura de la ciudad de Hong Kong, una ciudad que es famosa por su distribución hacia arriba. 

Otro de los aspectos más prometedores es el relativo a las entregas en áreas urbanas. En un momento en el que el comercio electrónico y los envíos door to door no dejan de crecer, de acuerdo con un estudio de Técnico Lisboa, en la capital lusa, la mayoría de entregas urbanas se realizan en un radio de «menos de 5 km, y por lo menos un 25% de ellas se podrían realizar con bicicletas o vehículos sin motor».

Comparte