Coches y música: la consolidada relación que se evidencia en la portada de muchos discos

Las guías de viajes suelen retratar lugares. La de Under Covers. Historias en cubierta, retrata discos. Esta guía de viajes muestra los sitios que aparecen en 100 emblemáticas portadas de álbumes musicales. Julio LeMarchand creó un libro que transita a través de las locaciones de 100 portadas de discos míticos. En él vemos como la carretera y el coche son protagonistas de muchos vinilos; no son camino, sino destino. 

Quizá la carretera más famosa de la industria musical es la de Abbey Road, que inmortalizó el fotógrafo Ian McMillan para el álbum homónimo de los Beatles. La calle londinense tiene un paso de cebra (en la actualidad lleno de turistas para emular la mítica foto) y coches aparcados en las aceras. El día en el que se iba a hacer la foto había, casualmente, un Beetle —de matrícula LMW 281F—. La foto fue completamente improvisada y el coche estaba realmente aparcado por casualidad. Una casualidad muy rentable ya que el Volkswagen fue subastado en 1985 y alcanzó los 50.000 dólares. Desde 2001 se expone en el museo Volkswagen en Wolfsburgo.

Here comes the sun, The Beatles

La misma matrícula tiene el Rolls Royce que aparece en la portada de Be here now, el tercer álbum de estudio de Oasis. La matrícula era falsa, para emular a sus ídolos, pero el coche era auténtico y aparecía dentro de una piscina. La gracia hizo que hacer la foto costara más de 100.000 dólares. Los hermanos Gallagher habían retratado una carretera en su álbum precedente: (What ‘s the Story) Morning Glory? La fotografía que ilustra la portada del disco fue tomada en Berwick Street, en el Soho de Londres.

 

Stand By Me, Oasis

Los Black Keys titularon a su séptimo álbum El Camino, haciendo referencia a un modelo de Chevrolet. Sin embargo, en la portada del disco no aparece este coche, sino un Plymouth Grand Voyager. Esta discordancia no es fruto de un error, es un guiño al vehículo en el que viajaban cuando estaban de gira (y un juego de palabras en español). En el libreto se incluyen otras fotos de coches.

 

Lonely Boy, The Black Keys

Para su primera portada, el rapero Frank Ocean también eligió un coche. En su caso fue un BMW Serie 3 generación E30. El artista ha reconocido en varias ocasiones ser un gran fan de la firma alemana.

Muchos han sacado coches en sus portadas, pero pocos lo han hecho tantas veces como Bruce Springsteen. El autor de Born in the USA es un apasionado coleccionista de coches. Ha sacado algunos modelos en sus discos Tunnel of love, Nebraska (aunque, más que un coche, es una foto disparada desde dentro de un coche), Chapter and Verse y Cover me. 

Born To Run, Bruce Springsteen

La música tiene una relación muy fuerte con los coches y la carretera. Puede que sea porque no hay viaje sin su banda sonora, porque los coches son karaokes improvisados o porque los músicos pasan horas de viaje en sus interminables giras. En cualquier caso, muchos grupos y cantantes han explicitado esta simbiosis en las portadas de sus álbumes. Estos son solo unos pocos ejemplos, pero hay muchos más.

Comparte