¿Te apetece una ruta por las carreteras más bonitas del planeta?

Frente a un roadtrip solo hay dos tipos de conductores: los que adoran conducir durante horas y los que echan pestes ante la posibilidad de tener que pasarse detrás del volante más de unos cuantos kilómetros de una tacada. 

Por si acaso eres de los del segundo equipo, te traemos una selección de carreteras más bonitas del planeta, en las que conducir es siempre un placer.

De las montañas rumanas hasta la costa de California, estas seis carreteras están entre las consideradas las más bellas del mundo. Circular por cualquiera de ellas es una experiencia que garantiza tenerte con la boca abierta durante todo el camino.

 

  1.   Autopista 1, Condado de Monterrey, California. (Highway One)

La Autopista 1 californiana recorre casi toda la línea costera de California, desde la zona sur de Los Ángeles, hasta el condado de Mendocino en el norte del estado. Con una inmejorable vista sobre las aguas turquesas del océano Pacífico, el trazo completo se puede recorrer en cerca de cinco horas. La Autopista 1 es la más larga del Estado de California y, entre otras cosas, es una de las que atraviesa el puente Golden Gate de San Francisco.

 

  1.   Ruta 40, Argentina

La Ruta Nacional 40 discurre a lo largo de toda la cordillera de los Andes por la parte oeste de Argentina. Considerada una de las carreteras de mayor longitud del mundo, con más de 5.000 kilómetros, la Ruta 40 atraviesa 20 parques nacionales, 18 ríos principales y 27 puntos diferentes de los Andes. Comienza en la frontera con Bolivia y termina al sur del país, en la costa ,en la desembocadura del río Gallegos. Es una de las carreteras con mayor diversidad paisajística de la lista con ríos, montañas, valles, desiertos y finalmente, el océano.

 

  1.   Strada Statale 163, Italia

La carretera estatal 163 recorre la costa amalfitana desde Sorrento hasta Amalfi. El trazado de la Strada Statale 163 fue, originariamente, una calzada romana por la que circulaban carros, caballos y burros. Uno de los puntos más famosos de la carretera es el que discurre al lado de la ciudad de Positano, que, con sus casas apiladas unas encima de otras, da la impresión de que resbala ladera abajo. Como casi todos los sitios de Italia, un viaje a través de la Strada Statale 163 no solo ofrece la belleza de los pueblos italianos y el azul profundo del mar Mediterráneo, también está llena de sitios en los que estimular el paladar, incluido un tres estrellas Michelin.

 

  1.   La carretera Transfagarasan, Rumanía

 A través del sur de los Cárpatos, se encuentra la segunda carretera más larga de Rumanía. Su recorrido une la ciudad de Pitesti con un punto de los montes Cárpatos en el que se apretujan los dos picos más altos del país. La carretera Tranfagarasan se construyó como una ruta estratégica militar que unía las regiones de Valaquia y Transilvania. Esta calzada se eleva por encima de los 2.000 metros sobre el nivel del mar y ofrece unas inmejorables vistas sobre los macizos de piedra caliza que conforman la cordillera de los Cárpatos.

 

  1.   Garden Route, Sudáfrica

A cuatro horas de la capital sudafricana comienza la famosa Garden Route, que se extiende a lo largo de cerca de 300 kilómetros, hasta el Parque Nacional Tsitsikamma, en el extremo suroeste del país. La carretera ofrece la posibilidad de admirar la inmensidad del océano Antártico a la par que se recorre el extremo más meridional del continente africano. Además de los increíbles paisajes sudafricanos, uno de los principales atractivos de la Garden Route es la cantidad de especies animales que pueden encontrarse en el camino, desde ballenas que campan por las aguas del Antártico, monos en el refugio de Monkeyland o grandes felinos que descansan en el santuario Jukani.

 

  1.   Milford Road, Nueva Zelanda

Con una longitud que se expande durante más de cuatro horas, la autovía estatal 94 (Milford Road) conecta Te Anau con Milford Sound, en medio del Parque Nacional Fiordland. Si acabar el trayecto en el parque natural más espectacular de Nueva Zelanda no te parece suficiente, a lo largo de Milford Road los cambios de paisaje se suceden sin respiro. Montañas que se encogen cuando uno se acerca, cataratas que desaparecen entre las rocas y lagos que reflejan todo lo que hay a su alrededor como un espejo perfecto son solo algunas de las maravillas de la naturaleza que se pueden encontrar a lo largo del trayecto.

Comparte