No, yo no he dicho nada, ha sido mi Tesla

Fue el propio Elon Musk quien lo daba a conocer a través de un Twitter:

Los coches Tesla podrán hablar. En concreto el Model 3 que aparece en el vídeo dice algo así como: «¿Qué haces ahí parado? ¡Sube!?». El fundador de la compañía mostraba orgulloso la nueva habilidad de sus vehículos.

Con la breve grabación, Musk había conseguido, una vez más, generar expectación en torno a sus automóviles. A cambio, dejaba numerosas dudas acerca de esta funcionalidad.

La primera, su utilidad. En un principio, el modo parlante de los Tesla podría estar relacionado con la obligatoriedad impuesta por la Unión Europea en julio del pasado año. Según esta, todos los coches eléctricos deben emitir ruidos que adviertan de su presencia cuando circulan por debajo de los 20 km horas para evitar atropellos. 

 

No obstante, como recuerda Xataka, la normativa obliga a los fabricantes a que dichos sonidos sean los propios del motor de un coche para facilitar su reconocimiento a los peatones. La misma web recuerda lo que ocurrió con Jaguar, cuyos ingenieros tuvieron que abandonar el intento de recrear un sonido que imitaba al de las naves espaciales al comprobar la reacción de los viandantes: estos miraban al cielo en lugar de a la carretera cuando se acercaba el vehículo.

Desechada esa razón, la seguridad del propio vehículo podría ser otro de los motivos de la locuacidad de los Tesla. El mismo Musk ironizaba en Twitter al respecto cuando un usuario le preguntaba si esta funcionalidad podría instalarse como parte del sistema centinela:

«¡¡Sin duda!! Esto generará una confusión épica para los ladrones», contestaba en tono jocoso.

 

Para The Verge, los coches que hablan podrían formar parte del plan de Tesla de hacer de sus coches una especie de flota de taxis autónomos para que sus propietarios puedan rentabilizarlos cuando no los utilizan. Los propios automóviles serían los encargados de invitar a los viandantes a utilizarlos al grito de «¡Eh! ¿Por qué no subes?» o alguno similar. 

Aunque, echando un vistazo a algunas otras novedades avanzadas desde Tesla, como la app que permite que el coche ventosee (incluso personalizar el sonido de las flatulencias), puede que su utilidad no sea lo prioritario en este tipo de funcionalidades.

Comparte

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, facilitarle un acceso más rápido a los mismos y personalizarlos mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información en nuestra política de cookies

Cerrar