Una ruta por algunas de las carreteras más altas de Europa

Te gusta conducir. Lo tienes más que comprobado. Cuando planeas tus vacaciones siempre tratas que estas contengan una buena cantidad de kilómetros. No solo para llegar a tu destino, sino que, una vez allí, buscas planes que requieran de un ir y venir por carreteras. Cuanto más misteriosas, mejor.

Si lo descrito con el párrafo anterior encaja contigo, tenemos un plan para ti: conducir por algunas de las vías más alejadas del nivel del mar. ¿Quieres conocer algunas de las carreteras más elevadas y espectaculares de Europa?

 

1. Pico de la Veleta (España)

Solo su vecino Mulhacén, de 3.479 metros, la cima más alta de la península, supera al de La Veleta, con 3.396 metros. Y es cerca de él donde se localiza el puerto con la carretera asfaltada más alta de Europa. Se trata del Collado de la Carihuela y se encuentra a una altura 3.367 metros sobre el nivel del mar. 

 

2. Paso del Stelvio (Italia)

En sus zonas más elevadas supera los 2.700 metros de altura. Pero su recorrido, con 48 curvas en sus algo más de 24 kilómetros de longitud, es una de las rutas obligadas para los que gozan conduciendo por los parajes más impresionantes. Aunque la carretera, construida en tiempos del Imperio austrohúngaro, es también muy popular entre los aficionados al ciclismo ya que ha formado parte durante muchos años del recorrido del Giro de Italia. 

 

3. Furkapass (Suiza)

El conocido también como Paso de Furka es una de las carreteras europeas más elevadas (se sitúa a algo más de 2.500 metros sobre el nivel del mar) y también una de las más impresionantes. 

Los más cinéfilos posiblemente recordarán sus curvas porque fue el escenario de una de las escenas más famosas de la película Goldfinger, de la saga de James Bond, en la que el agente provoca un percance a la coprotagonista. 

 

4. Grossglockner (Austria)

La carretera que lleva el nombre de la montaña más alta de Austria es también la que se encuentra más lejos del nivel del mar de las que circulan por el país centroeuropeo. Su punto más alto se encuentra a unos 2.428 metros y recorrer sus 36 curvas se ha convertido en una de las excursiones predilectas de los amantes de la montaña en Europa. 

 

5. Col de l’Iseran

Ubicado en las inmediaciones del Parque Nacional de la Vanoise, sus cerca de 2.770 metros sobre el nivel del mar lo convierten en el primer puerto de montaña de los Alpes franceses y el paso más alto de toda la cordillera centroeuropea. Durante el invierno se encuentra cerrado al tráfico, quedando dentro de las pistas de esquí de la estación de Val d’Isère durante la temporada invernal. El del Col de I’Iseran es otro de los paisajes más que conocidos por los aficionados al ciclismo al ser habitual en los recorridos del Tour de Francia. 

Comparte