Sí, las marcas de coches también tunean

Después de la marca y el modelo, la tercera gran decisión que tomamos al comprar un coche o una moto es el color de su carrocería. Hay quienes lo hacen pensando en la originalidad del tono, en lo que pueda encarecer o no el precio final del vehículo o por razones de seguridad, ya que hay colores que son más visibles en carretera y, por tanto, menos propensos a accidentes. Cada marca tiene su propia gama de colores, que son su seña de identidad. Pero, en ocasiones, y para ciertos eventos, algunas de estas marcas rompen sus pantones y crean un modelo especial y único que se sale de la norma.

Así lo hizo Citröen con su modelo Ami-100% Electric en una operación que denominó Ami ❤️ París el pasado mes de septiembre. Citröen incorporaba su nuevo modelo de coche eléctrico a la flota parisina de Free2Move, empresa de car-sharing que opera en la capital francesa y en otras ciudades europeas. Y para conmemorarlo, lanzó esta campaña especial en la que decoró 20 de sus vehículos con los colores de 20 de los barrios más icónicos de París, como Montmartre, Pigalle, Belleville, Saint-Germain des Prés y el Marais.

El diseño de los coches se realizó mezclando las anécdotas contadas por sus habitantes y alguna característica diferenciadora de estos barrios. Desde los neones de Pigalle, pasando por los diseños de las sillas de mimbre de Saint Germain des Prés o la animada vida nocturna de Bastille.

También las motos crean modelos especiales para algunas campañas. Peugeot ha sido uno de los patrocinadores de Moments 2020, las séptima edición de las jornadas internacionales de cultura independiente y artes visuales de Málaga, y para destacar su presencia en este festival, encargó al artista urbano Murone el diseño personalizado de un Peugeot Django, el scooter neorretro inspirado en la Francia de los años 50, y que después se sorteó entre los asistentes a las jornadas.

Otras veces son los propios artistas los que cambian sus lienzos tradicionales por la carrocería de un coche. Es el caso de la estadounidense Peggy Nolan, diseñadora de moda, decoradora y, ahora también, tuneadora de los vehículos de sus vecinos y amigos cuando sus coches necesitan pasar por el taller de chapa y pintura, pero su situación económica no les permite hacerlo. Su estilo mezcla el Pop Art y el humor con las extravagancias japonesas, las marcas y logos comerciales, y unos colores superbrillantes. Una de sus grandes pasiones son los coches. Pero no los coches nuevos ni lujosos. Prefiere esos que podrían perfectamente jubilarse con honores, pero que aún pueden funcionar unos añitos más.

https://www.instagram.com/p/BuqPV9uAqsC/
https://www.instagram.com/p/B9ZeajQlK8T/

El tuning le pareció una manera divertida de desarrollar su creatividad y se lanzó a ello. Se informó, consultó varios tutoriales en YouTube sobre cómo forrar de vinilo un coche y respondió a la llamada de auxilio de su amiga Tashee Condolee, cantante y humorista, para que lavara la cara a su viejo automóvil y, ya de paso, simulara algunos abollones de su carrocería.

https://www.instagram.com/p/B8me1qSpOX1/

Peggy’s Cartoon-Up! es el nombre con el que la diseñadora ha bautizado a su proyecto. Para ello, la artista usa materiales muy baratos pero resultones, como el vinilo, en la mayor parte de los casos, pero también la pintura y las telas de peluche. El resultado, desde luego, no deja indiferente a nadie.

https://www.instagram.com/p/BqvsW9alcnB/
https://www.instagram.com/p/BvMl1wwAiO8/

Comparte