Todo esto, antes, eran carreteras con baches.

A falta de asfalto, algunos artistas reparan los baches de las carreteras con materiales de todo tipo. Oro, piezas de lego, cerámica… De esta 

forma no solo reparan la calzada, sino que la convierten en una instalación artística. Y las formas en que se puede reparar el asfalto dándole un sentido artístico son diferentes, dependiendo de la técnica aplicada por el artista. 

 

Artistas urbanos del bache

 

Artistas como Ememem, que hackean la ciudad revistiéndola de colores. Este creador francés se dedica a tapar grietas en las aceras con trozos de cerámica. Lo llama flacking, un neologismo de cuño que según el artista significa “poner tiritas en las heridas de la ciudad”. 

Un flacking de Ememem en Lyon, Francia

Ememem arreglando una acera en Oslo, Noruega

Rachel Sussman no pone tiritas, subraya las heridas. La técnica japonesa del kintsugi se utiliza para reparar cerámica con cola dorada para resaltar las cicatrices del tiempo en lugar de ocultarlas. Sussman ha trasladado esta filosofía a los suelos de la ciudad. Un líquido dorado resalta las grietas e imperfecciones del asfalto, revelando su historia y el paso del tiempo.

Kintsugi de Rachel Sussman en Vermont, EEUU

Estos artistas callejeros hacen que decorar el suelo parezca algo moderno, pero no lo es. Jim Bachor descubrió su inspiración en Pompeya, la ciudad romana arrasada por la lava en el primer siglo de nuestra era. Los mosaicos fueron una de las pocas cosas que sobrevivieron. Bachor, volvió a Italia meses después de su primera visita dispuesto a aprender esta técnica milenaria. La empezó a poner en práctica en la carretera de su vecindario para tapar un socavón. Y de ahí, a arreglar y reparar los baches de las carreteras del mundo. 

Un mosaico de Jim Bachor en la ciudad de Chicago, EEUU

El grafitero Megx no quiso echar la vista al suelo sino al cielo, pero su puente Lego se puede considerar parte de la carretera. Una por la que pasan a diario no solo coches y peatones, sino decenas de curiosos para admirar su obra.

Puente Lego de Megx en la ciudad de Wuppertal, Alemania

Comparte